¿Es la doctrina del rapto de la Iglesia una enseñanza bíblica?

Te invito a explorar este pequeño espacio de información y de enseñanza bíblica y también te solicito que participes en la encuesta dando tu respuesta y que cuando tengas algo que comentar me dejes tu comentario porque deseo saber en que medida te ha sido útil haber entrado a este blog que trata de la Palabra de Dios.

Y recuerda: Toda doctrina que violenta la palabra bíblica, es decir que niega lo que la Biblia establece, niega lo que el Señor Jesucristo dice, o niega lo que enseñan los apóstoles no se puede llamar bíblica, pues realmente es antibíblica. 1Corintios 3: 10-15, Efesios 2: 20-22.

Pasajes bíblicos de la venida del Señor en las nubes

PASAJES BIBLICOS QUE NARRAN LA VENIDA DEL SEÑOR JESUCRISTO EN UNA NUBE Y SORPRESIVAMENTE




¿Realmente dice la Biblia que hay una venida oculta del Señor Jesucristo, y especial para la iglesia, antes de que El venga a Israel? Miremos fríamente los siguientes pasajes bíblicos que definen cómo será la venida del Señor en las nubes:



Daniel 7: 13-14

Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.



Mateo 24: 29-31

E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.



Mateo 26: 62-64

Y levantándose el sumo sacerdote, le dijo: ¿No respondes nada? ¿Qué testifican éstos contra ti? Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios. Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.



Marcos 13: 24-27

Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias que están en los cielos serán conmovidas. Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria. Y entonces enviará sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo.



Marcos 14: 60-62

Entonces el sumo sacerdote, levantándose en medio, preguntó a Jesús, diciendo: ¿No respondes nada? ¿Qué testifican éstos contra ti? Mas él callaba, y nada respondía. El sumo sacerdote le volvió a preguntar, y le dijo: ¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito? Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.



Lucas 21: 25-28

Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria. Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.



Hechos 1: 9-11

Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.



1 Tesalonicenses 4: 13-17

Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.



Apocalipsis 1: 4-8

Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono; y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.

Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.



Apocalipsis 14: 14-16

Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda. Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada.



Notamos que en ninguno de estos pasajes hay referencia alguna a que la venida del Señor será oculta para la iglesia, y que luego de las tribulaciones es que será una venida visible para Israel, pues siempre se expresa que cuando el Señor venga lo hará como lo hizo la primera vez: a la nación de Israel; no será a ninguna otra nación, sino a su pueblo israelita, y allí reunirá a todos los redimidos con su sangre.

Esto es lo mismo que el Señor Jesucristo dice a los discípulos en Mateo 24: 23-27, en donde establece que los que le sirven a El estarán allí presentes en medio de las dificultades del fin, en espera de que El venga, por lo cual advierte que si les dicen que el Cristo está en los aposentos, o en el desierto, no lo crean; porque El no vendrá escondido, sino que su entrada a la tierra será totalmente visible como el relámpago, para que no se dejen engañar. Es la única segunda venida del Señor Jesucristo que narra la Biblia, y en ella es que será ejecutada la profecía de la primera resurrección y la que dice que el Señor recogerá a todos sus escogidos desde un extremo de la tierra hasta el otro.









PASAJES BIBLICOS QUE NARRAN QUE LA VENIDA DEL SEÑOR JESUCRISTO SERA COMO UN LADRON, SIN AVISO, POR SORPRESA



A la iglesia de nuestros días se le ha estado enseñando, como una tradición, que el Señor cuando venga a buscarla la tomará a la manera de un ladrón que viene y se lleva lo que no es suyo sin que nadie se dé cuenta. Pero esa no es la idea que nuestro Señor Jesucristo expresa en su Evangelio. El Señor lo que indica es que su venida no será con aviso para los creyentes en El, sino que será por sorpresa, a modo como lo hace el ladrón, que viene cuando nadie se imagina que vendrá. Es una idea muy errática que se enseñe que el Señor se robará la iglesia, porque esto es antibíblico. El Señor Jesucristo no tiene necesidad de robarse la iglesia, porque ésta es de El; la Biblia nos enseña que El la compró con su sangre derramada en la cruz, que El nos redimió con su sangre y pagó el alto precio de nuestra redención. Satanás, quien es el príncipe de este mundo, sabe muy bien que el Señor Jesucristo hizo el trabajo para salvar a los que estaban bajo su esclavitud y liberarlos de la maldición del pecado que ese maligno introdujo en el huerto del Edén, y que cuando sea la voluntad del Padre celestial, vendrá el Hijo de Dios y recogerá a todos sus escogidos, buscará lo que es suyo, lo que le pertenece, lo que es de su propiedad legítima; por tanto no tiene que robarse a sí mismo, ni al mundo, ni a Satanás.



El propósito del Señor Jesucristo al hablar de su venida como ladrón es el de motivar a sus siervos a que siempre permanezcan con la fe firme en El; velando, trabajando en su obra, que nunca se descuiden en su vida espiritual. Por esta misma razón es que les habla a los discípulos la parábola de las diez vírgenes y la de los talentos, en Mateo 25. Miremos ahora los pasajes bíblicos relacionados con su venida como ladrón:



Mateo 24: 42-44

Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.



Lucas 12: 35-40

Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas; y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida. Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles. Y aunque venga a la segunda vigilia, y aunque venga a la tercera vigilia, si los hallare así, bienaventurados son aquellos siervos. Pero sabed esto, que si supiese el padre de familia a qué hora el ladrón había de venir, velaría ciertamente, y no dejaría minar su casa. Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.



1 Tesalonicenses 5: 1-6

Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.



2 Pedro 3: 9-10

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.



Apocalipsis 3: 1-3

Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto. Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.



Apocalipsis 16: 15

He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su verguenza.

Publicado 17-03-2010

2 comentarios:

  1. Gracia y paz

    Alborada biblica


    Me gusto el texto; que incorporare, en los estudios y es:

    Mateo 26: 62-64

    Y levantándose el sumo sacerdote, le dijo: ¿No respondes nada? ¿Qué testifican éstos contra ti? Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios. Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.

    ResponderEliminar
  2. dios lebendiga pastor, he leido su comentario, y creo que usted ama a dios, pero lamentable mente usted esta equivocado, una cosa es cuando dios ponga sus pies sobre la tierra como dice usted, y no se equivoca ,pero otra cosa es cuando nosotros seamos lentados para recibir al hijo de dios en el aire,1 tesalonicenses, 4-17,, por lo tanto salga de esa confucion y con todo respeto que se merece , ,,,,por ser pastor ..........no siga confundiendo a la gente,,,,,sabemos que dios no es ladron,,,pero si levantara a su iglesia en gloria,,gracias,,, REY....

    ResponderEliminar